Antes de profundizar debemos decir que un hijo menor de 25 años, mientras se den las restantes circunstancias económicas y personales, puede resultar beneficioso fiscalmente para sus progenitores. Si el descendiente

Share